Sermón de las Siete palabras: Sacerdotes critican “grosería y vulgaridad” en los programas radiales y televisivos

SANTO DOMINGO. “Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado”, se preguntó un Jesucristo sacerdotes-ncjlkbhb.kj_clavado en la cruz. Para el sacerdote Robert Brisman este “por qué” sin respuesta sintetiza todas las preguntas que nadie contestará, como que abunden tantos “niños y niñas huérfanos y que son abusados” y la angustia de no poder alimentar y educar a los hijos.

Al pronunciar la cuarta de las Siete Palabras del Sermón del Viernes Santo, en la Catedral de Santo Domingo, Brisman condenó la “vulgaridad, grosería e indecencia” de la música y de programas radiales y televisivos que promueven -a su juicio- la drogadicción, la violencia machista, el narcotráfico, la delincuencia y la sexualidad como instrumento de placer sin amor.

El sacerdote, vicario de la parroquia Juan XXIII de Arrollo Hondo, consideró que las autoridades “no han sabido ni querido actuar” contra los males que aquejan a la sociedad porque “se dejan chantajear” o porque piensan en el “costo político que puede acarrearle determinada acción y que conlleva a profundizar el desorden en que vivimos”.

El padre Brisman atribuyó el aumento de la violencia a que “muchos de nosotros sucumbimos a las tentaciones a las que Jesús resistió en el desierto”, como el afán de riqueza, prestigio y poder.

Durante el Sermón, el sacerdote Miguel Ángel Amarante acusó a los políticos de prestar atención a los campesinos sólo en las campañas electores y de olvidarlos tras obtener el cargo público. Al pronunciar la segunda palabra del Sermón, el sacerdote cuestionó el interés de lucro del sector salud.

Amarante, arcipreste de la zona pastoral de Herrera, llamó además a la conversión de los medios de comunicación porque a su juicio “se venden al mayor postor” y algunos son sensacionalistas “sin importarles” la ética.

El padre Brisman llamó a luchar para que los jóvenes tengan mayores oportunidades de capacitación y trabajo y contra el despilfarro, el derroche, “la adoración del dios dinero” y el lujo porque “es necesario un cambio social, político, económico, que alivie la desesperación de tantos dominicanos y dominicanas, de tantos pobres”.

Las palabras:

La primera palabra “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” fue pronunciada por el padre José Rosario Goris, de la parroquia Santa Cecilia.

La segunda: “En verdad te digo, desde hoy estará conmigo en el paraíso”, por Miguel Ángel Amarante, arcipreste de la zona pastoral de Herrera.

La tercera: “Mujer, ahí tienes a tu hijo e hijo ahí tienes a tu madre”, por el padre Guillermo del Rosario, parroquia Sagrado Corazón de Jesús y Nuestra Señora del Carmen.

La cuarta: “Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado”, por el vicario de la parroquia Juan XXIII, el padre Robert Brisman.

La quinta: “Tengo sed”, por el padre Juan Fabián Beltrán, arcipreste de la zona pastoral San Isidro.

La sexta: “Todo está consumado”, por el padre Candelario Mejía Brito, de la parroquia Espíritu Santo.

La séptima: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”, por el diácono permanente Juan Herrera, de la parroquia Santo Cura de Ars, de Santo Domingo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *