Senadores de EE.UU. logran acuerdo para extender los beneficios de desempleo

Senadores de EE.UU. logran acuerdo para extender los beneficios de desempleo

Washington

Un grupo bipartidista de senadores alcanzó ayer un acuerdo para extender los beneficios del seguro de desempcasa blancaleo de larga duración que expiraron para millones de estadounidenses en diciembre, informaron fuentes legislativas.

La legislación, que contempla una extensión de cinco meses con carácter retroactivo, se financiaría con una ampliación de las tasas aduaneras de EE.UU. establecidas en el reciente pacto presupuestario hasta 2024 y mediante cambios en los programas federales de pensiones durante los próximos 10 años.

La propuesta prohibiría, además, el acceso a los beneficios de desempleo a cualquier persona que en el año fiscal anterior tuviera unos ingresos de un millón de dólares o más.

El conjunto de medidas fue liderado por el demócrata Jack Reed y el republicano Dean Hellerk, y copatrocinado por los republicanos Susan Collins, Rob Portman, Lisa Murkowski y Mark Kirk, junto a los demócratas Jeff Merkley, Cory Booker, Sherrod Brown y Dick Durbin.

Collins aseguró estar satisfecha con el resultado alcanzado y adelantó que probablemente la propuesta sea sometida a pleno tras el receso de la próxima semana.

«Estoy complacida de que hayamos llegado a un acuerdo que consiga atraer un número suficiente de votos republicanos para proporcionar una extensión de cinco meses, con carácter retroactivo, totalmente pagada», explicó la senadora.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, manifestó la satisfacción de la Administración del presidente Barack Obama por el acuerdo alcanzado en la Cámara alta tras semanas de desencuentros.

«Estamos muy contentos de que los demócratas y los republicanos en el Senado se hayan unido en torno a un acuerdo para extender los beneficios de desempleo de emergencia para los más de 2 millones de estadounidenses que luchan todos los días por encontrar un trabajo», apuntó Carney en un comunicado.

Añadió que «el presidente ha pedido reiteradamente al Congreso que tome una decisión sobre una solución de compromiso para extender esta fuente de ingresos vital para millones de estadounidenses que trabajan duro en su búsqueda de trabajo y en mantener a sus familias».

Carney dijo, además, que esa medida no solo tiene como objetivo ayudar a esos ciudadanos sino a la economía del país en su conjunto y comunicó el deseo de Obama de que ambas cámaras aprueben la propuesta.

Ahora que el proyecto de ley se ha introducido, se debe pasar un umbral de 60 votos para superar el bloqueo al que han sometido los republicanos los intentos previos de extensión de los beneficios a los desempleados de larga duración.

Reed y Heller expresaron su confianza en que tendrán más de los votos necesarios para avanzar con la medida en el Senado.

Los republicanos, pese a su minoría en la Cámara alta, ya rechazaron el pasado mes una propuesta demócrata para que los 1,7 millones de ciudadanos afectados recuperasen los subsidios por desempleo por unas semanas de manera excepcional.

Las prestaciones por desempleo para 1,3 millones de estadounidenses expiraron a finales del año pasado por la negativa del Congreso a votar una extensión a aquellos que llevan más de 26 semanas sin trabajo, pero el número se ha acercado a los dos millones en lo que va de 2014.

El coste de los beneficios federales es de unos 6.000 millones de dólares cada tres meses y hasta este momento ha sido imposible reconciliar las peticiones demócratas con las peticiones de austeridad de los republicanos, especialmente en programas sociales.

Share