Promesas pendientes, desafíos para el 2015

Santo Domingo. Al cabo de dos años y cuatro meses de gobierno, el presidente Danilo Medina  ha visto Danilo-Medina-2consumar  muchas de las promesas  de campaña que hizo a los electores, más otras con  las que se comprometió el mismo     16 de agosto del 2012 al asumir las riendas de la administración pública.

Entretanto, parte importante  del pliego de obras prometidas están en pleno proceso de realización y otras han quedado en estado de rezago.

En su discurso de toma de posición en 2012, Medina colocó en  orden de prioridad  la firma de Los Pactos  Fiscal, por la Educación y  Eléctrico, considerados problemas fundamentales cuya solución contribuiría a un mejor funcionamiento y desarrollo del país.

“Sin educación no hay una  verdadera libertad,  sin electricidad no hay desarrollo, es así de sencillo, y el  problema eléctrico  afecta nuestra economía y la calidad de vida de nuestras familias”, precisó en ese entonces el jefe de Estado.

De estas tres metas,  solo ha sido firmado el Pacto por la Educación y aún continúan en proceso, pendientes de materialización, el Pacto Eléctrico, que pondría en marcha la maquinaria para solucionar el problema energético, y el Pacto Fiscal, que evitaría la realización de reformas precipitadas  cada vez que se inicia un período gubernamental.

Entre las demás promesas hechas por jefe de Estado, y que se encuentran en proceso, figuran la alfabetización  de 700 mil dominicanos y  la  incorporación de un millón trescientos mil dominicanos de escasos recursos al régimen subsidiado de la seguridad social.

La solución del tema de Seguridad Ciudadana, sigue siendo un problema, no solo para el gobierno, sino para la sociedad  que durante estos 28 meses ha  visto irse a destiempo a  decenas de sus miembros, fruto de la delincuencia en las calles, a pesar de los programas de Seguridad Ciudadana que implementan las autoridades, así como del esfuerzo que hacen para sanear y modernizar a la Policía Nacional.

“Quiero reiterar una vez más mi firme compromiso con la vida y la seguridad de nuestros hombres y mujeres. No quiero un pueblo con miedo de salir a las calles, no quiero más jóvenes que pierdan la vida, ni más hogares destruidos por la violencia. En primer lugar, impulsaremos la Reforma Integral de la Policía Nacional. Quiero una nueva policía para nuestro país, una policía moderna…”, dijo el presidente Medina al referirse al tema de la Seguridad  durante su toma de posesión en  2012.

A pesar de ese deseo del mandatario, al día de hoy algunos    miembros de la institución de orden público siguen confabulándose  con delincuentes, haciéndose partícipes de  muchos de hechos delictivos, que en la mayoría de las ocasiones terminan con la vida de  ciudadanos. El presidente Medina incluyó entre sus promesas la construcción de 10,000.00 viviendas, las cuales están en proceso con el inicio del proyecto Ciudad Juan Bosch, y la construcción de la Autopista Navarrete-Puerto Plata.

Igual ocurre con la construcción de la Presa de Monte Grande, una obra que desde  el último gobierno de Leonel Fernández recibió un  primer picazo.  Los trabajos  fueron reiniciados por el presidente Medina  tras asumir el poder, pero   ahora está prácticamente paralizada, sin que  haya quedado claro si el gobierno incluyó alguna partida para su continuidad  durante el año 2015.

Otra promesa que  ha quedado rezagada es la carretera Cibao-Sur, la cual, después de estudios y del entusiasmo de los habitantes de ambas regiones,  el presidente Medina determinó que no cuenta con recursos para materializarla.

El proyecto La Barquita, donde el gobierno construye un proyecto de viviendas, como primera etapa de  la solución del problema, es otra promesa en su marcha, que aunque no ha sido concluida, está muy avanzada. Tanto el Proyecto de Reconversión Agrícola de San Juan de la Maguana como el de Desarrollo Turístico de Bahía de  Las Águilas se han quedado rezagados, igual que la construcción de la Carretera Ocoa-Rancho Arriba -Piedra Blanca. A pesar de todo, el gobierno  afirma que termina el 2014 con mucha satisfacción, resaltando que sus metas económicas,  macroeconómicas y  de empleos se han cumplido satisfactoriamente, lo que entiende   augura éxitos y cosas mejores para el venidero 2015.

El escollo
Sin duda, el principal escollo en materia de  cumplimiento de promesas lo constituye la titulación de 150,000 nuevos inmuebles  en cuatro años.

Esta promesa está prácticamente en pañales, debido a que para su ejecución intervienen actores del Poder Judicial  que son determinantes en el proceso.

Así lo expresa el  ministro administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, quien  reconoce que en esa área no han avanzado  como estaba programado.

“Siempre  hay cosas pendientes, por ejemplo, en la parte de titulación no hemos podido cumplir todo lo que prometimos; nos hemos rezagado, yo creo que es la única  área en la que nos sentimos rezagados”, agregó. A pesar de las cosas que han quedado pendientes, Peralta afirma que el 2014  termina con una gran satisfacción para el gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *