Precios de los materiales de construcción

Precios de los materiales de construcción

Qué está pasando? ¿Quién es el culpable? ¿Quiénes son los perjudicados?

Es de conocimiento de todos que el sector inmobiliario en República Dominicana y en el mundo, tuvo un gran repunte en ventas durante la Pandemia del COVID-19. En nuestro país una de las mayores causas de este repunte, fueron las ayudas federales de los gobiernos de  los Estados Unidos, principal exportador de remesas hacia nuestro país.

¿Eso fue bueno o fue malo?

Como en todos los mercados, a mayor demanda, mayor el precio, combinado con una merma en la producción de materiales debido a la pandemia y el cierre del mercado Chino por el COVID, lugar desde donde se importan la mayoría de materiales de construcción a nuestro país. A esto le sumamos el precio del flete marítimo, donde a principios de la pandemia un contenedor de 40 pies  traído desde China, pagaba US$ 1,973.00 y al día de hoy, el mismo contenedor paga cerca de los US$ 12,500.00 para un aumento de al rededor de un 600%.

En el mercado de Estados Unidos la madera ha aumentado cerca del 250% y en los mercados Asiáticos el acero cuesta alrededor de 800 dólares la tonelada (atado).

En todos los países de Latinoamérica el saco de 42.5 kg de cemento Portland ronda cerca de lo 10 dólares. Así como un aumento de más de un 40% en los materiales de electricidad y Plomería.

En el área de pisos hemos tenido un aumento a nivel mundial de más de un 25% por causa de los precios del trasporte marítimo, sin mencionar la mano de obra que se ha incrementado cerca de un 18%.

Debido a la demanda, el precio de los terrenos en nuestra ciudad ha aumentado en más de un 50%, Con tendencia a subir.

¿Qué está pasando? Lo anteriormente descrito es la realidad de lo que está pasando en nuestro sector.

¿Culpable? Freno en la producción de china, alza de fletes marítimos, alta demanda en el sector, resumido todo en la Pandemia del COVID-19

¿Perjudicados? Constructores en primer grado y todas las personas que aspiran a algún día tener un techo propio y una vivienda digna.

El autor es presidente de la Asociación de Constructores de la Provincia Duarte.

Share