El Episcopado pide a legisladores la ratificación del Código Penal y no asumir observaciones hechas por el presidente Medina

El Episcopado pide a legisladores la ratificación del Código Penal y no asumir observaciones hechas por el presidente Medina

SANTO DOMINGO. El Consejo Permanente de la Conferencia del Episcopado Dominicano solicitó ayer a los Conferencia-del-Episcopado-Dominicanolegisladores que ratifiquen el Código Penal, tal como fue aprobado por el Congreso Nacional, y no asumir las observaciones hechas por el Poder Ejecutivo relativas a la despenalización del aborto terapéutico.

En un comunicado, los arzobispos y obispos dominicanos piden a los legisladores “que en su gran mayoría ama la vida y la defiende desde su concepción hasta la muerte natural”, que ratifiquen el Código Penal sin enmiendas.

Reiteran que “legalización del aborto es dictar “pena de muerte”, a una persona, por demás indefensa”, aunque ésta provenga de una violación o pudiera tener alguna malformación.

“Alabamos y hacemos nuestra la preocupación por la vida de la madre, pero seríamos excluyentes y discriminatorios si sólo defendemos los derechos de la madre y condenamos a muerte al hijo que está en su vientre”, afirman a través del documento, al tiempo de asegurar que a su juicio la posición del ejecutivo viola los artículos 37 y 38 de la Constitución.

El Episcopado, que ya dirigió el pasado martes otro comunicado haciendo la misma petición, sostiene que el Estado “tiene el deber y la obligación de ser inclusivo, y legislar para salvar las dos vidas, no para salvar una y condenar la otra”, principio que afirman es valido para los médicos que enfrenten una situación de riesgo durante la atención de un embarazo.

“Si en el procedimiento para salvarlas, una, tal vez la más débil, muere, no es objeto de penalización como lo establece la Constitución de la República en el artículo 42.3 y el nuevo Código Penal en sus artículos 22 y 23”, sostienen.

Consideran que la decisión de una mujer de abortar tras una violación sexual “es condenar a la muerte al inocente e indefenso en violación al artículo 5.3 de la Convención Interamericana de los Derechos Humanos que dispone que la pena no puede trascender de la persona del delincuente”, es decir, que la criatura no tiene que pagar por la culpa del violador”.

Apuntan que también se violaría la Convención de los Derechos del Niño y de la Niña.

A juicio de la curia católica, el problema de la “salud pública” no lo resuelve la aprobación el aborto, ya que los mismos datos oficiales hablan de que en el 2013 el aborto representó la cuarta causa de muerte por causas obstétricas directas en el país, con un total de 17 fallecimientos.

Share