COMPLICIDAD, ESTADO DE LA CUESTIÓN

COMPLICIDAD, ESTADO DE LA CUESTIÓN

BARAHONA.

En sentido general, la complicidad o participación en el delito es la contribución que realiza una persona en elcomplicidad hecho ilícito ajeno. Como bien afirman Cobo Del Rosal y Vives Antón: “A diferencia de la autoría, que es realización del hecho propio, la participación es la contribución en el hecho ajeno” . De esta definición elemental podemos extraer rápidamente la cualidad esencial del tipo de participación: su carácter accesorio en relación al hecho ilícito imputado.

En ese orden de ideas, el cómplice no podrá ser castigado, si el sujeto activo principal no lo es. Así, el principio de ejecución del delito marca el límite de lo punible, es decir, tiene que tener el cómplice una participación activa en la realización del delito; de no tenerla sería imposible imputarle el delito en calidad de partícipe. De ahí que no hay complicidad en los tipos de imperfecta ejecución o tentativa.

Analizado a grandes rasgos la situación accesoria de un partícipe en la realización de un delito, conviene adentrarnos en la situación actual del cómplice en el Código Penal dominicano. Esta situación se encuentra regulada en los artículos 59, 60 y siguientes de nuestra Código Penal. Obviamente, por razones lógicas de espacio no vamos a analizar todas las situaciones de complicidad y sólo resaltaremos los puntos críticos que no modifica la nueva legislación penal que cursa en el Congreso Nacional.

A modo de ejemplo, tendremos a bien resaltar que el artículo 60 del Código Penal considera cómplice a “aquellos que por dádivas, promesas, amenazas, abuso de poder o de autoridad, maquinaciones o tramas culpables, provocaren esa acción o dieren instrucción para cometerla”. En esta primera parte del artículo 60 vemos cómo el Código Penal califica al autor intelectual como cómplice y, peor aún, en virtud de las disposiciones del artículo 59: “A los cómplices de un crimen o delito se les impondrá la pena inmediatamente inferior a la que corresponda a los autores de este crimen o delito”. Por ello, si una persona manda a matar a otra será sentenciada con una pena inferior a la del autor material.

En los países desarrollados es un privilegio trabajar en el Estado, por qué? porque las personas inician una carrera como servidor público y pueden llegar hasta ser Presidente de esa nación. Existen reglas, que se cumplen, leyes que se aplican; los empleados o servidores públicos actúan con honestidad y pulcritud en sus funciones.

Sin embargo, en nuestro país, también es un privilegio trabajar en el Estado, por que?,  porque no hay muchas plazas para ocupar y por ende es un privilegio. Pero a diferencia de otras naciones, hay muchos servidores públicos en nuestro país que  actuan de forma deshonesta, sin transparencia, y muchos veces cometen delitos serios, sancionado por las Leyes penales de nuestro país. Hay muchos servidores públicos con doble moral, no actúan acorde a los principios éticos y morales. Por lo que esta sociedad debe ponerle costo a eso.

Los servidores públicos tienen la obligación, según nuestra Constitución, de denunciar cualquier acto de corrupción que cometa cualquier otro servidor, en caso de no hacerlo, incurren en complicidad por omisión.

Share