Vivencias en una escuela de jornada extendida


Santo Domingo. Los directores y profesores de las escuelas de jornada extendida recurren a múltiples estrategias para  mantener a los estudiantes ocupados de 8:00 de la mañana  a  4:00 de la tarde. Aunque las primeras cuatro horas transcurren sin novedad después del almuerzo es cuando se presentan las carencias y debilidades de esta modalidad.desayuno

La principal dificultad se da con la falta de educadores con competencias y conocimientos para impartir las áreas extracurriculares. La mayoría de los profesores continúan impartiéndoles clases normales a sus estudiantes hasta las 4:00 de la tarde y terminan “explotados”.

Es precisamente la falta de maestros lo que ha impedido que algunas escuelas se integren a esta modalidad, que persigue mejorar la calidad de los aprendizajes, añadiendo más horas de clases y actividades extracurriculares que permitan una mejor formación del estudiantado.

Sin dudas que este modelo ha revolucionado la educación dominicana y diversificado el currículo con la introducción de actividades que van desde artes, manualidades, pintura, belleza, defensa personal, karate, canto, música e informática, entre otras.

Reporteros de Listín Diario visitaron la escuela República Dominicana, en Villa Juana, el martes 25 de febrero para observar el desarrollo completo de la jornada de tanda extendida.

En este plantel las actividades extracurriculares están a cargo de un personal especial que imparte los talleres de artes, pintura y música, por cuya colaboración sólo reciben una contribución simbólica de RD$2,000 mensuales que la escuela cubre con los recursos que recibe por el alquiler del local de la cafetería.

Al menos dos profesoras de arte están esperanzadas en que el Ministerio de Educación formalice sus nombramientos.

Entrenadores del Club Dinamita, imparten dos días a la semana clases de artes marciales o defensa personal. Para ello los alumnos son trasladados a las instalaciones del club.

La directora del plantel por más de 20 años, Mildred Feliú, hace malabares para que todo esté en orden, pero cada estudiante tiene una historia diferente, y no pocos requieren atenciones personalizadas para la solución de sus problemas.

Tres niñas esperan en la dirección del plantel por la sanción correspondiente, pues durante el acto de entrada se pelearon y su profesora no las aceptó en el curso.

Durante el recreo al menos un niño fue llevado al dispensario médico tras ser golpeado por un compañero. Con hielo y una crema todo quedó solucionado.

Los estudiantes de ‘quinto A’ se mantienen atentos a su profesora Carmen Bethania Peguero durante toda la mañana, contrario a otros cursos, ni siquiera han salido al baño. La clave es que durante las dos primeras semanas de docencia su maestra trabajó la disciplina. “Donde no hay disciplina no se puede hacer un buen trabajo, no hay aprendizaje”, explicó.

Regularmente, Peguero trabaja con sus estudiantes las ocho horas completas. Solo la educación física y artística es impartida por otros educadores. “En lo que la tanda extendida se va organizando, yo sigo trabajando con mis estudiantes las materias que no se trabajaron en la mañana”, explicó.

Sus clases de lengua española, la primera asignatura de la mañana, iniciaron con la lectura de un versículo de la Biblia y poesía coreada.

La escuela se integró a la jornada de tanda extendida en octubre pasado, pero sexto, séptimo y octavo no entraron este año. Estos grados se imparten en el horario vespertino y las aulas se les reservan durante la mañana hasta que inician su jornada.

Dificultades
La mayoría de los profesores continúan con sus estudiantes impartiendo clase normal hasta las 4:00 de la tarde y terminan “explotados”.

“El horario de 2:00 a 4:00 de la tarde es fuerte para los maestros que están trabajando desde las 7:30 de la mañana. Uno trata de hacer el trabajo ante la falta de talleristas, pero a esta hora ya uno está cansado”, exclamó una maestra que prefirió no identificarse.

Pocos centros educativos cuentan con comedor y área de cocina para desarrollar el proceso del almuerzo de forma decente. En la Escuela República Dominicana el área del comedor se utiliza para los estudiantes de primero a tercer grado, el resto almuerza en sus propias aulas.

El almuerzo escolar, que en este plantel sirve JS Gourmet, llegó puntual al mediodía, y de inmediato se organiza el proceso que involucra a unas 1,300 personas, entre estudiantes, personal docente y administrativo.

Los alimentos no siempre suelen transportarse en envases decentes, ya que por la gran cantidad, algunos suplidores utilizan envases pláticos que no dan buena impresión.

Una vez termina el almuerzo, los estudiantes tienen espacio para descansar, “dormir” y hasta recrearse hasta las 2:00 de la tarde cuando empiezan las actividades extracurriculares. Taller de lectura es la mejor opción para los pequeños.

(+)
FALTA DE MAESTROS IMPIDEN JORNADA

El centro educativo Santo Cura de ARS no ha podido integrarse a la jornada extendida por la falta de 20 maestros. El Ministerio de Educación prometió resolver la situación en febrero, pero aún no se ha concretizado. La subdirectora del centro, la religiosa Nicole Kinsley, dijo que desde julio pasado el centro educativo, que anteriormente funcionaba bajo la orientación de la Iglesia Católica, pasó al sector oficial con la promesa de ofrecer a sus estudiantes una jornada completa de ocho horas de docencia al día.

En noviembre pasado el Ministerio de Educación nombró a 12 personas, entre maestros de básica, de media y orientadores. “Ahora nos falta 12 educadores para el nivel medio y 25 de básica para que podamos arrancar”, agregó. Hasta el momento el centro no ha solicitado servicio de almuerzo hasta que decida laborar en tanda extendida. Además sus estudiantes siguen pagando una mensualidad de RD$500 para cubrir el pago de los educadores contratados por el centro de enseñanza.

Fuente: Listin Diario