Situación eléctrica mejorará desde este fin de semana


El consorcio eléctrico nacional incorporará  al sistema más de 300 megavatios para mitigar los apagones provocados por la salida de operación de varias plantas generadoras de energía eléctrica al mismo tiempo.

Ayer el vicepresidente ejecutivo del Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE), Rubén Jiménez Bichara, garantizó que a partir de este fin de semana se va a sentir la mejoría.

Pero esto tendrá un alto costo para el Gobierno, que destinará alrededor de 2,500 millones de pesos adicionales mensualmente para comprar energía eléctrica a unidades que no se estaban utilizando porque generan a muy alto costo, explicó Jiménez Bichara.

A pesar de que, en palabras de los funcionarios del sector eléctrico, esta es una situación seria, crítica, inesperada y golpeará muy duro económicamente al Gobierno, se está haciendo todo lo posible para que la población sea lo menos afectada posible, sobre todo los más vulnerables.

Garantizaron que el bolsillo de los usuarios del servicio de electricidad no será afectado.

“Estos costos que va a generar este problema que tenemos ahora mismo no van a ser traspasados a la tarifa. La tarifa eléctrica se ha mantenido desde el 2011 invariable y así mismo seguirá siendo bajo esta circunstancia”, aseguró el superintendente de Electricidad, César Prieto.

El ministro de Energía y Minas, Antonio Isa Conde, manifestó que el Gobierno asumirá el alto costo que requiere enfrentar la situación y que los apagones se distribuirán democráticamente, sin importar que un sector tenga más capacidad de pago que otro y de manera que los más empobrecidos no sean los más afectados.

¿Qué fue lo que pasó?
Jiménez Bichara explicó que luego de un período prolongado de cierta estabilidad, el sector se ha visto afectado por la salida, el pasado día 3 de este mes, de manera repentina y por un tiempo aún no definido, de la planta AES Andrés, sacando del sistema unos 300 megavatios.

La generadora ha explicado que el motivo de su salida fue el impacto de un rayo en la turbina de vapor de la planta.

A esto se sumó la salida de otras centrales por mantenimiento programado, agregó el vicepresidente ejecutivo de la CDEEE.

“Esta situación pone nueva vez sobre el tapete la debilidad de nuestro parque de generación y con ello la imperiosa necesidad de terminar en el menor plazo posible los proyectos de generación que están en desarrollo”, planteó Jiménez Bichara.

El funcionario aclaró que los contratos de compra de energía con las generadoras no reconocen eventualidades de fuerza mayor ocurridas dentro de las plantas, como lo que pasó en AES Andrés. Por lo tanto, precisó que los sobrecostos ocasionados por esta situación serán responsabilidad de exclusiva de la generadora.

 

¿Qué se está haciendo?
Para enfrentar el desabastecimiento, el holding eléctrico comprará energía a un mayor costo, como ya se dijo, a otras unidades y, en la medida de lo posible se reprogramará el mantenimiento de otras plantas. También se analiza la posibilidad de contratar una unidad flotante, pero esto sólo se está sopesando porque esta negociación tomaría mucho tiempo, explicó  Jiménez Bichara. No obstante todas estas medidas, el déficit de energía se mantendrá. El período más crítico será entre el 8 y el 15 octubre, mes en el que aunque se integren todas las plantas que se tiene previsto habrá un déficit de 221 megavatios (MW), adelantó el funcionario.

Ante esta situación se le preguntó si hay alguna posibilidad de adelantar la entrada en operaciones de la Central Termoeléctrica Punta Catalina, que aportará al sistema 752 MW brutos, pero Jiménez Bichara indicó que esto no es posible.

“Lo de Punta Catalina nosotros esperamos que el cronograma que está previsto no se deslice, haremos el mayor esfuerzo posible porque ese cronograma se cumpla, pero en el mejor de los casos, la sincronización no hay cómo adelantarla a diciembre. Técnicamente no hay cómo lograrlo”, explicó.

PLANTAS
Hasta ahora las plantas que han entrado en operación son la generadora San Felipe, con una capacidad de 180 megavatios (MW) y Haina Turbo Gas, con 95 MW. Ambas totalizan 275 MW. Luego entrará la generadora San Lorenzo, con unos 30 MW. Las tres en conjunto inyectarían 305 MW al sistema.

Jiménez Bichara explicó que estas plantas estaban en desuso y se han quedado rezagadas porque generan a muy alto costo.

Las generadoras que están fuera de operación según informó la CDEEE esta semana, son AES Andrés, que genera alrededor de 319 MW; Barahona Carbón, de 45 megavatios, que salió esta semana por mantenimiento programado y se mantendrá fuera del sistema durante 45 días; también la Compañía Eléctrica San Pedro de Macorís (CESPM), de 300 megavatios, informó que entre final de este mes y principio de octubre estará en mantenimiento por lo que sacará del sistema entre 150 y 200 MW.

Con todas esas plantas fuera del sistema al mismo tiempo el déficit de generación rondaría los 600 MW.