QUE MALDITA INDIGNACION


Que maldita Indignación.

Desde que ingresé al PLD desde el año 1996, fui parte del Comité de Base de mi hermano Wagner E. Piñeyro Mateo. Luego pase a formar mi propio Comité de Base. Desde ese entonces dirigí la Juventud como Presidente de la Juventud en la Provincia Barahona, juramentado en el Intermedio Francis Caamaño “A”, del cual soy parte de la Dirección del mismo, por el Lic. Manuel Crespo, el cual fue Presidente de la Juventud a nivel nacional del Partido. Realicé los trabajos partidario de: Esfuerzos Concentrados, trabajos de padroncillos, multiplicador de comités de bases, pegado de afiches, realizamos una histórica kermesse en el Parque Central, donde recaudamos decenas de miles de pesos para los gastos del Partido; luego hicimos trabajos de Delegado Titular de Mesa en el Colegio Morgan, posteriormente Delegado Técnico ante la Junta Municipal Electoral.

En las diferentes campañas fui parte del Equipo de Campaña como Encargado de Asuntos Informáticos, entre otras tareas asignadas.

Luego ocupé la posición de Director Regional de la Juventud, designado por el Lic. Manuel Crespo cuando fue Ministro de la Juventud, posición que desarrollé durante 4 años. Posteriormente el Presidente Leonel Fernández ascendió nuevamente al Poder y fui nombrado como Encargado Provincial de la Dirección de Pasaporte en Barahona, posición que desarrollé durante 2 años.

Después de que el Lic. Danilo Medina ascendió al Poder ocupamos de forma efímera la posición de Gerente Administrativo de la Regional IV de Salud, puesto que ocupamos por 2 años, luego fuimos cancelado y durante 2 años nos mantuvimos firme fuera de posiciones gubernamentales. Y por último fuimos designado a través del Lic. Gonzalo Castillo como Encargado Provincial del Plan Social de la Presidencia, puesto que ocupamos por 9 meses y fuimos cancelado.

Resulta que hemos sido protagonista de luchas importantes del PLD, y me refiero en los casos específicos: 1) Cuando el Batey Central fue ascendido a Distrito Municipal, el Ayuntamiento Municipal de Barahona, dirigido por el PRD, designó un Director de ese Distrito, violando la Ley, ya que el Presidente Fernández designó por Decreto a Francisco Batista como Director. Nosotros libramos una lucha de más de 1 año en los Tribunales como Abogado, ya que el Ayuntamiento Municipal de Barahona no quería acatar el Decreto del Presidente Fernández y tuvimos que ir a los tribunales donde tuvimos ganancia de causa, y yo Juan Ramón Martínez Mateo (a) Pipacomputadora, fui quien puso en riesgo su vida a favor del PLD. 2) La Asociación Dominicana de Profesores (ADP) mantuvo al gobierno y al Ministerio de Educación arrodillado con los constantes paros, a punto de perderse el año escolar, manteniendo con una presión constante a las autoridades de educación, sin embargo, yo Juan Ramón Martínez Mateo, utilicé mis conocimientos jurídicos para lograr quitar esa presión al gobierno y al ministerio de educación e incoamos una acción de amparo histórica donde se libró al gobierno y al ministerio de esa presión mediática.

Entonces todo eso que hicimos y hemos hecho a favor de mi partido y del gobierno, me lo pagan con ingratitud, cancelándome a mí, a mi hijo también, que cumple con su trabajo. Y no entendiendo por qué le hacen eso a uno, que hemos sido un militante fiel al Partido, nunca hemos traicionado, si hemos tenido diferencias internas legítimas con dirigentes y compañeros, cosa ésta que es normal en un Estado Democrático. Así no se puede, yo no soy LAMBON, NI TUMBA POLVO, NI VASALLO. Me he ganado el respeto y admiración de los demás por mi capacidad y trabajo, por lo que soy merecedor de disfrutar de los beneficios de mi militancia, por lo menos con un empleo, sin embargo, existen mucho pero muchos puestos inmerecidos de personas que ni siquiera son miembros ni militantes del PLD, que nadie quiere saber de esas personas, nunca han tenido vida social, son personas totalmente apáticas, que no pueden ir a buscar un voto, una acción en beneficio del PLD. Carajo, ya está bueno… pero les digo… nada es para siempre.

Juan Ramón Martínez Mateo, MA.