Prohibición haitiana es por falta de divisas


haiti-frontera-nlkdc-300x160Santo Domingo.  Cuando el año pasado ocurrió la veda de exportación de unos 23 productos desde República Dominicana hacia Haití, el rechazo de esa medida por parte de los sectores económicos nacionales no se hizo esperar.

Ahora, la nueva medida que dispone que todas las importaciones de harina de trigo y cubitos de caldo instantáneo deben estar autorizadas (con solicitud previa al Ministerio de Industria y Comercio de Haití) pone en jaque una vez más las relaciones comerciales entre ambos países.

Sin embargo, es necesario preguntarse cuáles son las causas de estas prohibiciones. Para el economista y catedrático Luis Vargas, la razón es que la economía haitiana no cuenta con suficientes divisas (dólares) para comprar las mercancías.

Esta falta de divisas en la economía haitiana se puede explicar por el aumento en la tasa de cambio y por la disminución de los recursos de ayuda internacional de países desarrollados para Haití.

Y este problema no es solo con República Dominicana, dijo Vargas, una situación similar se da con las relaciones comerciales de Haití con Estados Unidos (donde desde 1999 a mayo de 2016 el saldo negativo total del intercambio de mercaderías ascendió US$5,596.3 millones, como resultado de importaciones valoradas en US$14,986.3 y exportaciones calculadas en US$9,390.0 millones, según un estudio realizado por el economista a través del Observatorio Domínico-Haitiano.

“Esta última medida de Haití no se puede considerar como una barrera comercial porque simplemente ellos no tienen dólares para comprar la mercancía dominicana… ellos (el Gobierno haitiano) recurrirán a alzas en los aranceles, suspensión de importaciones, recurrirán a diversas medidas administrativas aduaneras porque simplemente no tiene dólares suficientes para comprar. Y eso no lo entienden muchos empresarios dominicanos…”, expresó Vargas.

Una posible solución

El economista indicó que si República Dominicana desea continuar con el mercado entre ambos países se deben dar los siguientes escenarios: “Si nosotros queremos desarrollar un mercado tenemos que pensar que para eso se necesitan condiciones fundamentales como institucionalización del Estado haitiano (lo que es difícil a corto plazo). Haití necesita contar con una fuente de financiación para poder sostenerse, porque si no hay garantía de pago ese mercado no tiene posibilidades de sobrevivir”, puntualizó.

(+)
CONFLICTOS POLÍTICOS AFECTAN LA ECONOMÍA

El estudio de Luis Vargas indica que en la actualidad la República de Haití sufre una severa crisis estatal y económica, de carácter estructural y coyuntural, con crecientes conflictos de poderes políticos, controles autoritarios de órganos gubernamentales y estatales, y frustraciones de capas populares y con escasas posibilidades de formulación e implementación de alternativas viables de solución a las actividades productivas, ocupaciones laborales y mejora de la calidad de vida de la población. Se espera que a corto plazo, organizaciones partidarias y fuerzas sociales haitianas impulsen un programa de reformas de desarrollo de la industria y agricultura, mejoramiento del nivel y calidad de vida de los cuentapropistas y asalariados, escalamiento de las tasas de productividad y capacidad competitiva de las plantas industriales y haciendas agrarias y, por supuesto, institucionalización republicana y democrática del país.