Oposición exige desarmar paramilitares y Maduro reta a EEUU a dialogar

Caracas, Venezuela

maduroLa oposición venezolana convocó una marcha exigiendo el desarme de paramilitares chavistas –con los que el gobierno niega vínculos– en un país convulsionado por manifestaciones que dejan nueve muertos, mientras el presidente Nicolás Maduro ofreció dialogar a Estados Unidos, al que acusa de fomentar la protesta.

La marcha opositora del sábado se superpondrá con otra convocada por «mujeres chavistas», reeditando por segunda vez en una semana el riesgo que protestas de ambos bandos confluyan en un país altamente polarizado, con alta inseguridad, desabastecimiento y cruzado por disturbios.

Los disturbios han dejado nueve muertos, según el balance de las autoridades: cinco por herida de bala, dos en accidentes vehiculares durante las protestas, de la octava se desconoce la circunstancias y la novena se registró este viernes cuando un hombre que viajaba en motocicleta en Caracas tropezó con un cable colocado en un bloqueo callejero y resultó degollado.

Las protestas, iniciadas por estudiantes debido a la inseguridad que golpea al país, son calificadas por Maduro de «golpe de Estado en desarrollo», quien ha acusado al gobierno estadounidense y al expresidente colombiano Alvaro Uribe de fomentarlas.

Las agencias de inteligencia de Estados Unidos «han dado luz verde al derrocamiento» del gobierno venezolano, denunció Maduro este viernes en rueda de prensa, en la cual sin embargo lanzó una oferta de diálogo al presidente Barack Obama.

«Convoco a un diálogo con usted presidente Obama (…) Acepte el reto y vamos a iniciar un diálogo de altura y pongamos sobre una mesa la verdad», dijo Maduro al asegurar que está dispuesto a regresar a un embajador venezolano a Washington.

Pero momentos después el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, fustigó el «inaceptable» uso de la fuerza del gobierno venezolano contra las manifestaciones, la detención de estudiantes y las «restricciones a la prensa», en un duro comunicado en el que no hizo mención a la oferta de Maduro.

«Así no es cómo se comportan las democracias», sentenció el jefe de la diplomacia estadounidense.

Estados Unidos y Venezuela carecen de embajadores desde 2010 y aunque a mediados de 2013 acordaron iniciar las negociaciones para restablecer su relación al máximo nivel, en septiembre se rompió el diálogo. En el último año, al menos ocho funcionarios estadounidenses de la embajada en Caracas han sido expulsados.

En paralelo y en un nuevo roce entre el gobierno y los medios de comunicación, la cadena estadounidense de televisión CNN en Español afirmó que Caracas revocó las acreditaciones de cuatro de sus periodistas que actuaban en el país.

– Protestas de baja intensidad –
Las protestas callejeras continuaron este viernes, aunque con menor intensidad, en Caracas y otras localidades, como San Cristóbal (oeste), donde se desataron las manifestaciones desde el 2 de febrero, y que hoy vivió una jornada de relativa calma con bloqueos en las principales avenidas.

Maduro sostuvo ante los corresponsales extranjeros que las protestas sólo se registran en 18 de los 335 municipios de Venezuela y sentenció que el «guarimbeo» (bloqueo callejeros con fogatas) se va a ir acabando con los métodos constitucionales, legales y pacíficos.

En la zona este de Caracas, feudo opositor y escenario en días pasados de batallas campales entre manifestantes radicales y fuerzas del orden, pequeños grupos de manifestantes deambulaban por las calles, mientras otros vecinos hacían sonar cacerolas desde sus domicilios.

La marcha del sábado fue convocada por el principal líder opositor, Henrique Capriles, gobernador de Miranda (norte) quien perdió por ajustado margen las elecciones ante Maduro el año pasado.

«Los invito a que el sábado den un rechazo contundente contra los grupos paramilitares. El sábado es una oportunidad para demostrar que la inmensa mayoría de los venezolanos rechazan lo que está pasando», informó.

Con su llamado Capriles pareció volverse a colocar a la cabeza visible de la oposición, luego de que en los últimos días el protagonismo había sido ocupado por el sector radical de la Mesa de Unidad Democrática, cuyos dirigentes promueven la táctica de ocupar las calles para conseguir un cambio de gobierno.

Entre ellos está Leopoldo Lopez, preso por incitación a la violencia en una cárcel militar cerca de Caracas, luego de que el jueves por la noche le fuera confirmada la prisión preventiva, que podría ser de hasta 45 días.

– Paramilitares en ambos lados –
La manifestación opositora tendrá como consigna principal exigir al gobierno el desarme de los denominados «colectivos» chavistas y que han sido señalados de atacar a balazos las manifestaciones.

En las protestas «hay muchos grupos armados que parecen no pertenecer a los cuerpos de seguridad del Estado», ha denunciado el arzobispo de Caracas, Jorge Urosa.

Reporteros de la AFP han sido testigos del desplazamiento, en actitud intimidatoria contra grupos de estudiantes, de columnas encabezadas por un par de pickups cargadas de individuos con megáfonos, y escoltados por una docena o más de motociclistas, todos sin identificación.

Maduro, quien ha negado la existencia de paramilitares oficialistas, denuncia la existencia de sicarios reclutados por opositores «golpistas» y prometió en televisión «echar del chavismo» a quien esté armado.

El gobierno también denunció haber detectado la presencia de paramilitares colombianos en San Cristóbal, al justificar la decisión de enviar un batallón de paracaidistas a esa ciudad, cuna de las actuales protestas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *