Odebrecht: el contundente voto disidente del primer juez sustituto del presidente de la Suprema

Odebrecht: el contundente voto disidente del primer juez sustituto del presidente de la Suprema

  • Manuel Herrera Carbuccia dijo que se ha diluido el caso y se han colocado más obstáculos
Manuel Herrera Carbuccia, juez de la Suprema Corte.

El caso Odebrecht, “uno de los más importantes de la justicia penal en toda la historia republicana, se ha convertido en un ejercicio de laboratorio jurídico, donde no llegará el esclarecimiento de los hechos ni la mano de la justicia”.

Esa fue la contundente consideración que estableció en su voto disidente el juez Manuel Herrera Carbuccia, primer sustituto del presidente de la Suprema Corte de Justicia, Luis Henry Molina, tras oponerse a la decisión, apoyada por la mayoría del Pleno, de enviar el caso de cinco de los imputados para que se conozca en el Palacio de Justicia de Ciudad Nueva.

El magistrado Herrera Carbuccia es del entendido que con la decisión se está violentando la lógica procesal ante la complejidad del caso y se trastorna el expediente al dividirlo. Según el juez, esto acarrearía el debilitamiento total de la acusación del Ministerio Público.

“Esto conllevará, irremediablemente, ojalá me equivoque, que uno de los casos más importantes de la justicia penal en toda la historia republicana, se diluya y con ello se promueva la falta de una justicia oportuna conforme lo dispone el artículo 69.1 de la Constitución dominicana ante hechos similares con nuevos imputados”, consideró el magistrado Herrera Carbuccia.

También dejó expresado que con la decisión de la eliminación de la teoría del arrastre puro y simple, la Suprema violenta la jurisprudencia pacífica de ese alto tribunal, pero que además incurrió en “una interpretación parcializada de la Jurisprudencia de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos y del Derecho comparado”.

Dijo que han condenado “el presente proceso a su disolución y la colocación de obstáculo para una pronta y eficaz decisión respetando las garantías procesales, que es lo que aspira la sociedad dominicana”.

Evadir responsabilidad

El procurador de Corte, Wilson Camacho no contuvo su disgusto y opinó que lo que hizo el Pleno de la Suprema este martes fue evadir su responsabilidad de administrar justicia y mandar un mal mensaje a la sociedad “de que es muy difícil perseguir la corrupción en la República Dominicana”.

Calificó de frustrante la sentencia emitida por la alta corte al “abandonar un criterio que había mantenido históricamente y de forma pacífica, sin argumentos suficientes”.

“Lo que hizo la Suprema Corte de Justicia en el día de hoy (ayer) es dejar de administrar justicia, que es su obligación y dedicarse a administrar de forma matemática un proceso penal. Que Dios ampare la República Dominicana”, exclamó el miembro del Ministerio Público.

Al decidir sobre los incidentes y excepciones planteados por los acusados, el Pleno de la Suprema renunció a su competencia para juzgar a los imputados del caso Odebrecht Conrado Pittaluga, Andrés Bautista, Ángel Rondón, Roberto Rodríguez y Víctor Díaz Rúa.

Solo el senador Tommy Galán se quedará en la jurisdicción privilegiada. Su caso será conocido por la Sala Penal de la Suprema para poder apelar una posible condena ante el Pleno de la Suprema Corte de Justicia.

La sentencia integra será leída y entregada a las partes el 28 de febrero del año que viene. Luego de esto, el presidente de la Cámara Penal del Distrito Nacional , Teófilo Andújar, deberá sortear el proceso para ver qué tribunal colegiado llevará el caso.

“Lo que hizo la Suprema es dejar de administrar justicia…Que Dios ampare a la República Dominicana”

Wilson Camacho Procurador de corte

Share