Libertad condicional para el alcalde y funcionarios de San Francisco


SAN FRANCISCO DE MACORIS, República Dominicana.- El Juez de la Corte de Apelación de la provincia Duarte impuso la madrugada de este martes libertad condicionada a una garantía económica, presentación periódica e impedimento de salida al alcalde, la tesorera y un ex empleado del ayuntamiento del municipisindico-sfm-kdmco capital.

La medida de coerción, por supuesta corrupción administrativa en el manejo de RD$100 millones, surgió luego de más de 12 horas de audiencia.

Desde las 2:00 de la tarde, cuando se inició el conocimiento de la medida de coerción contra el alcalde de San Francisco de Macorís, Félix Rodríguez Grullón; la tesorera, Fiordaliza Genao, y el ex encargado de nómina, Gerson Lizardo, no fue sino pasadas las 3:00 de la mañana cuando el juez Claudio Aníbal Medrano tomó la decisión.

En la mañana, Rodríguez y Genao se habían entregado a la Justicia, a través de la Procuraduría General de la República, en Santo Domingo.

Las autoridades del ayuntamiento de SFM están acusadas de alegados actos de corrupción administrativa, que envuelven el monto de 100 millones de pesos, un escándalo sobre el cuál el programa El Informe con Alicia Ortega se hizo eco. Un reportaje investigativo mostró cómo Rodríguez y Lizardo se acusaban mutuamente.

Además, el Consejo de Regidores emitió una nota donde informa que en sesión extraordinaria se decidió destituir a la tesorera por haber incurrido en faltas en el desempeño de sus funciones.

Las medidas

El juez Claudio Anibal Medrano expuso que, en virtud de que Rodríguez tiene arraigo, se le impone una garantía económica de cinco millones de pesos, presentación periódica e impedimento de salida del país por seis meses.

Mientras que a la tesorera y al ex encargado de nómina les impuso las mismas medidas cautelares y el pago de 500  mil y 200 mil pesos, respectivamente.

Al salir del tribunal, Rodríguez valoró la decisión de juez y aseguró que seguirá dispuesto a toda investigación. “Agradezco a Dios que iluminó al juez; soy inocente y yo fui que solicité ordenar una investigación.

Previo al conocimieno de la medida de coerción, los abogados de la defensa presentaron ver los incidentes sólo entre las partes involucradas, sin prensa en la sala, petición que fue rechazada por el tribunal.

Las 13 horas que duró la audiencia lograron extenuar a los familiares de los imputados y a sus abogados, además de que el cansancio de la prensa era visible.