La Seguridad Social va rumbo al colapso


Bajo el actual esquema de mercado, el Sistema Dominicano de la Seguridad Social (SDSS) está en camino a seguridad_socialcolapsar, ya que se encuentra en una etapa de crisis cíclica que puede explotar en cualquier momento, ya que no se puede sostener financieramente.Ante esa realidad, se hace necesario la implementación de una profunda reforma que aborde, de forma integral, los problemas que arrastra el sistema de seguridad social en materia de cobertura, oportunidad y calidad en la prestación de los servicios, así como de los mecanismos de cotización y pago que garanticen su sostenibilidad financiera.

Al respecto, el antropólogo Bernardo Matías, actual gerente de Planificación y Evaluación del Seguro Nacional de Salud (Senasa), plantea abandonar el actual modelo de seguridad social y establecer uno de naturaleza pública y universal, en la cual la cotización no sea segmentada, sino que todo el mundo cotice vía impuestos que se pagan al Estado.

Matías, autor del libro “El Pecado Original del Sistema Dominicano de Seguridad Social en Salud”, dijo que la implementación de ese modelo implicaría la desaparición de la participación del sector privado en la seguridad social.

Señala que la Seguridad Social se de-senvuelve bajo la lógica del negocio, por lo que la vida humana está mediatizada por los intereses económicos, políticos o personales de los actores del sistema.

Economía débil

A juicio del funcionario del Senasa, “el nudo gordiano de la situación actual de la seguridad social en el país es cómo lograr su sostenibilidad financiera con una economía debilitada, en lento proceso de recuperación y con un mercado de trabajo con poco potencial de cambio a corto y mediano plazo”.

Sobre este aspecto, el sindicalista Rafael Abreu (Pepe) señala que la situación futura de la seguridad social dominicana bajo el actual esquema es improbable, ya que todo apunta a que los ingresos de la clase trabajadora no experimenten mejorías significativas que permitan hacer mayores aportes para el sostenimiento del sistema.

“Si hay bajos salarios, si no se crean empleos de calidad, no es verdad que la Seguridad Social se podrá sostener financieramente, eso es imposible, y es ahí donde radica el gran peligro que acecha al sistema”, dijo.

“La base de sustentación del sistema, en cuanto al Régimen Contributivo se refiere, son los aportes de los trabajadores y los empresarios, pero si los trabajadores ganan salarios de miseria sus aportes tenderán a ser exiguos, y si a estos le restamos el porcentaje de la elusión que hacen los empresarios, entonces hay poca esperanza de mejoría”, subrayó.

Mientras que Matías sostiene que “el crecimiento estacionario de la tasa de ocupación seguirá la misma tendencia, así como un crecimiento de los niveles de informalidad del empleo y la permanencia de bajos salarios, combinado con una pérdida de valor adquisitivo de estos salarios”.

Contributivo Subsidiado: inviable

Matías expresó a elCaribe que bajo el esquema de negocio de la Seguridad Social, en el área de la salud es inviable la entrada en vigencia del Régimen Subsidiado Contributivo, ya que la naturaleza de la economía dominicana, los rezagos del Estado, la cultura fiscal de la población y el alto costo que representa para el presupuesto público, son factores que impiden su concretización.

Sostiene que la implementación del Régimen Contributivo Subsidiado resulta altamente costoso para el Estado, ya que en definitiva es quien asumiría su peso económico. Observó que actualmente alrededor del 52% de la población dominicana está fuera de la Seguridad Social, ya que la mayoría de los no cubiertos se encuentran dentro de la capa de trabajadores informales y subempleados, así como una gran parte de las microempresas que no cotizan.

“Hay que desmontar el esquema actual”

Bernardo Matías sostiene que la salida a la crisis del Sistema Dominicano de Seguridad Social es desmontar el actual esquema de negocios y establecer uno que sea universal y en que toda la ciudadanía cotice vía el Presupuesto Nacional.

Sin embargo, entiende que bajo este esquema las Aseguradoras de Riesgos de Salud privadas no tendrían razón de ser, por lo que está consciente de la poca probabilidad de que su propuesta sea acogida. “El problema es que los actores del Sistema de la Seguridad Social están en otra cosa…”, observó, aunque no definió cuál es esa cosa. Sin embargo, ve una brecha para la participación del sector privado en la Seguridad Social bajo el esquema que propone: “Los agentes privados estarían vinculados a los servicios especializados y planes complementarios, cuya prioridad estaría dirigida a aquellos grupos ubicados en los quintiles más altos de la población”.

También señala como salida posible la implementación de una segunda reforma al actual modelo, en la cual se tome en cuenta el reenfoque de la representación social, eliminando las figuras del derecho al veto y la representación tripartita en el Consejo Nacional de la Seguridad Social (CNSS).