Juez Ortega es “tentado”por defensa; lo retan decidir ahora pruebas del MP


Ministerio Público Durante el juicio preliminar del caso Odebrecht, en la Suprema Corte de Justicia de Santo Domingo Rep. Dominicana. 31 de enero del 2019.

Pasados siete días, el Ministerio Público (PM) no ha podido concluir la presentación de las pruebas documentantales en que sustenta su acusación de soborno contra los siete encartados en el caso Odebrecht, debido a las objeciones y múltiples observaciones sobre alegados errores e incongruencias que contienen las mismas.

Ayer, el juez de la instrucción especial, Francisco Ortega, fue puesto a prueba cuando la defensa de Conrado Pittaluga, con la adhe- sión de la de Víctor Díaz Rúa, Ángel Rondón y Roberto Rodríguez, le solicitó la inadmisibilidad de la prueba número 2 incluida en la página 295 de la acusación, afirmando que si la misma se cae, “cae el caso Odebrecht.

Prueba número 2. Es parte de los anexos de una comunicación remitida por Odebrecht al procurador general Jean Rodríguez, el primero de marzo del 2018, suscrita por Maurizio Becerra y María Eugenia Batista, apoderados del consorcio brasileño, y traducida al español.

El primero de esos anexos es el Original del informe contentivo de toda la información comercial; y el 2) Original del informe contentivo de los pagos realizados por concepto de servicios de representación comercial.

El anexo número 3) es otra comunicación remitida por la entidad Klienteld Services a la sociedad Newport Consulting LTD (propiedad de Pittaluga según la acusación).
También incluye una declaración del embajador de República Dominicana acreditado en Brasil, del 21 de febrero del 2018, quien confirma que en esa fecha fue agotado el proceso de reconocimiento de firmas y apostillamientos de todos esos documentos, así como el Acta de Escritura Pública de declaración, etcétera.
Alegato de los imputados. La defensa de Pittaluga objetó la presentación de la prueba de marras (número 2), alegando, entre otras cosas, que la mayoría de las pruebas que existen en la acusación “es peritaje” y no le fueron notificadas a los imputados.

Le preguntaron al magistrado Ortega porqué había que esperar escuchar “día a día” al MP cuando él tenía en ese momento la oportunidad en sus manos de “prácticamente noquear la acusación Odebrecht” y dejar al descubierto lo que el MP lanzó y las expectativas que le creó al pueblo dominicano.
“¡Esta es su oportunidad, magistrado; la mayoría de las pruebas que existen en la acusación, que ya usted las escuchó, es peritaje, y si esas pruebas caen, cae Odebrecht!, le dijo el abogado Manuel Rodríguez.

También el imputado Díaz Rúa dijo que resulta extraño y sospechoso que “el Ministerio Público esté peleando como gato boca arriba” para que las delaciones premiadas, que son la columna vertebral de la acusación, no sean leídas en la audiencia preliminar”.

¿MP da lección al juez? Como es natural, el MP se opuso a las pretensiones de la defensa de los encartados alegando que lo que ellos querían era “zafarse” de los momentos procesales.
El procurador fiscal Wilson Camacho, quien llevó la voz cantante del MP, le recordó al juez Ortega que en ese momento él estaba “atado” a fallar una objeción y nada más.
“El tribunal solo tiene una opción: aceptar o rechazar la objeción de las partes”, dijo el representante del MP
La respuesta del juez. A las 10:27 el magistrado Ortega se retiró a deliberar sobre el asunto, y a las 11:35 regresó con su veredicto.
Declaró bueno y válido en cuanto a la forma la objeción de los cuatro encartados, y en cuanto al fondo, denegó la cuestión planteada.
No obstante, hizo constar las observaciones planteadas por las partes objetantes, a fin de evaluarlas “oportunamente”.
Indicó que ciertamente, el artículo 5, parte final de la resolución número 3869-2006 del 21 de diciembre, denominado reglamento para el Manejo de los Medios de Prueba del Proceso Penal, y los artículos 208 y 211 del Código Procesal Penal, en los que los imputados basaron su objeción, dispone que de existir algún aspecto jurídico relacionado con la admisibilidad de la prueba, el juez puede autorizar un debate limitado sobre la cuestión planteada.
Sin embargo, afirmó que en el fondo, la cuestión se contrae a un aspecto decidido anteriormente por el tribunal, recurrido por las partes y ratificado en la solución de esta vía recursiva, que es lo correspondiente a la organización de la audiencia preliminar al momento procesal en que las partes habrán de contradecir la exposición y relación de las pruebas que realiza el Ministerio Público”.