Cuba: oportunidad que se abre a la República Dominicana


SANTO DOMINGO. Cuba, ¿una amenaza o una oportunidad? Esta pregunta toma relevancia frente al puerto-multimodal-kl.escenario predecible de la eliminación del bloqueo comercial que por más de 54 años mantiene Estados Unidos contra la mayor de las islas antillanas. Este miércoles, EE.UU. y Cuba dieron un gran salto hacia la normalización de sus relaciones políticas y comerciales, lo que tal como afirma el periódico español El País, “pone fin a la Guerra Fría en América”. Eso sucede 25 años después de la caída del muro de Berlín.

El fin del bloqueo apunta en la misma dirección en que se encaminan negociaciones para un acuerdo bilateral de comercio entre la Unión Europea (UE) y Cuba. En el marco del CARIFORO, República Dominicana ya tiene un Acuerdo de Asociación Económica con la Unión Europea, desde octubre de 2008. Asimismo, desde marzo de 2007, es parte del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Centroamérica (DR-CAFTA).

En esos mercados, una Cuba post embargo podrá representar para el país competencias, pero también oportunidades.

En sus inicios, el bloqueo abrió las puertas para que República Dominicana se convirtiera en el principal exportador mundial de puros, desplazando a los cubanos, que bajo la famosa marca de Montecristi no podían llegar a los mercados de destino. Al 2013, por exportaciones de tabaco al país le ingresaron US$600 millones.

En junio de 2014, y tal vez como preludio de un cese del embargo, Cuba aprobó su nueva Ley de Inversión Extranjera, que entre otras cosas reduce del 30% al 15% los impuestos sobre las ganancias. Con mega proyectos como el balneario cubano de Varadero y el del centro logístico del puerto Mariel, Cuba se ha ido preparando para aprovechar los oportunidades de la era post embargo, y atraer un flujo constante y creciente de inversión extranjera, por la cual República Dominicana deberá competir. Pero un flujo acrecentado de inversión extranjera, aunque sea disputado por Cuba, también puede ser aprovechado por República Dominicana por vía del comercio o por acuerdo de multi destino turístico.

Una Cuba con una economía pujante, más que una amenaza, representa una oportunidad para República Dominicana.

El intercambio comercial entre ambos países es de US$126 millones, y las evidencias apuntan a que ambos gobiernos quieren fortalecerlo. Carlos Raúl de la Nuez, nuevo embajador de Cuba en República Dominicana, el 20 de noviembre pasado declaró que se espera el inicio de las negociaciones para un acuerdo bilateral de comercio.

Y este miércoles, Arturo Villanueva, vicepresidente de la Asociación de Hoteles y Turismo de la República Dominicana, declaró a la prensa: “No nos preocupa la competencia turística con Cuba, ya que ahora vendrán más turistas hacia el Caribe”,

Una Cuba sin bloqueo atrae inversión extranjera, y crea nuevo comercio en el Caribe, que pueden ser aprovechados por sus vecinos. República Dominicana es parte de los 118 países de la ONU que en octubre de 2014, por vigésimo tercer año consecutivo, pidió el fin del bloqueo a Cuba.

Representa una oportunidad, porque el país puede aprovechar ese flujo de inversión y comercio que generaría en la zona del Caribe, declaró a la prensa el economista Fernando Álvarez Bogaert. La integración es comercio. El presidente Danilo Medina calificó de “excelente” la noticia sobre el fin del bloqueo. Mientras que Dilma Rousseff, presidente de Brasil, declaró “que impulsará más la integración”.

Actores del turismo dicen sería mínimo el impacto

El restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre los Estados Unidos y Cuba no surtiría un fuerte impacto al turismo dominicano, aunque sí lo pone en alerta para reforzar algunos puntos que fortalezcan aún más a la República Dominicana como destino de la región, consideraron ayer actores y vinculados al sector.

Para el ministro de Turismo, Francisco García, contrario a lo que se puede pensar “esa apertura aumentará el flujo de turistas en el Caribe”, y en el caso de la República Dominicana aún más porque ofrece un producto más diversificado.

“Nuestra oferta es cada vez más diversa. Tenemos playa, la mayor cantidad de campo de golf en la región (26), turismo cultural y ecológico. Y lo más importante somos los mejores anfitriones”, enfatizó.

Recordó que República Dominicana es considerada como líder en la región del Caribe por la Organización Mundial del Turismo (OMT), debido a su ejemplar desempeño y a su gran crecimiento.

No obstante, García dijo que el país deberá seguir aumentando su promoción y trabajar de la mano con el sector privado.

También para el empresario hotelero Joel Santos, el impacto sería mínimo, pues Cuba deberá hacer inversiones de importancia en infraestructuras “y ante esos cambios graduales, la República Dominicana tendrá la posibilidad de seguir haciendo transformaciones en el sector”.

A su juicio, el país debe continuar fortaleciendo el turismo cultural, capacitar más al personal de los hoteles, así como explotar más su historia, “aquí hay suficientes hechos para crear una visión histórica, podemos hacerla con la misma historia contemporánea”.

Santos manifestó que “gran parte del turismo que recibimos ya está abierto desde hace muchos años a la competencia con Cuba, particularmente los mercados europeo y canadiense que son de suma importancia para los dos país. En esa oportunidad el impacto para el país fue mínimo”.

Indicó que actualmente el país no sólo compite con Cuba, sino con otros destinos como México y Jamaica, entre otros.

Politólogos aseguran RD se beneficiará apertura de Cuba

Politólogos consultados consideraron que el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba tiene un balance político positivo para el país.

Para el rector del Instituto Global de Altos Estudios en Ciencias Sociales, Marcos Villamán, señaló que esta apertura en las relaciones diplomáticas presiona políticamente al país, ya que el capital humano de los cubanos es muy bueno y su sistema educativo es de los mejores de la región.

Argumentó que este paso se traducirá en una mayor colaboración entre República Dominicana, Cuba y Estados Unidos.

“Nos beneficia en el sentido de las posibilidades de cooperación de allá hacia acá, y en el caso de Cuba en la educación y el deporte”, enfatizó.

El politólogo especialista en relaciones internacionales, Luis González, estimó que la apertura de una potencia como Cuba en salud y educación atraerá más la mirada del mundo hacia el Caribe y en el turismo fomentará el multidestino.

“Este hecho es una fortaleza para la región. Desde el punto de vista geopolítico es positivo para el mundo y para nosotros”, expresó.

González sostuvo que Estados Unidos jugó una estrategia con el restablecimiento de sus relaciones diplomáticas con Cuba, ya que, a su entender la nación norteamericana está perdiendo espacio en el mundo, debido al ascenso de China, India y Rusia.

De su lado, la coalición opositora Convergencia manifestó que la decisión alcanzada por ambos gobiernos traduce un anhelo democrático universal, pues en cada una de las sesiones de las Naciones Unidas las votaciones a favor de esa apertura y del cese del bloqueo han sido prácticamente unánimes y se han reiterado por más de diez años consecutivos.

“El presidente Barack Obama reconoció la inutilidad de esa vieja política para cambiar el modelo político cubano que sigue siendo un asunto interno y de libre albedrío inherente a su autodeterminación. Hay que admitir, sin embargo, que ha sido un gesto pertinente y audaz, motivado por una opinión estadounidense cada más favorable al cese del bloqueo”, aseveraron.